Este mes de abril se cumple un año desde que se inauguró la escoleta Moixaina, de Llubí, una escuela construida en madera casi en su totalidad y donde That’s Wood dejó su impronta. Se trata del primer proyecto de estas características en nuestra comunidad autónoma, lo que le confiere no sólo el honor de ser pionera sino también de ser una construcción icónica.

La inauguración de la escoleta causó gran revuelo por ser uno de los proyectos más esperados del municipio y por haber conjugado de manera perfecta sostenibilidad, construcción y estética. Compartimos algunas reacciones:

Arquitectura, talento y sostenibilidad

Como ya hemos mencionado en un post anterior, la nueva escoleta de Llubí es un buen ejemplo de por qué la apuesta por el talento, por la arquitectura decidida, la sostenibilidad y la creatividad son excelentes elementos de cohesión social que se van tejiendo en torno a los espacios públicos bien proyectados.

El edificio fue proyectado por los estudios de arquitectura Aixopluc y Aulets y comenzó a construirse en 2020 después de que esta idea resultara elegida en el concurso de ideas organizado por el ayuntamiento. La infraestructura destaca por su estética atractiva e innovadora y la utilización de la madera como uno de los elementos diferenciadores.

El diseño se ha realizado de tal manera, que se aprovecha el máximo de luz natural de levante y poniente y cuenta con precisa ventilación cruzada y una regulación del intercambio energético con el entorno inmediato. La elección de la madera como material energéticamente eficiente favorece el máximo estos objetivos de confort y sostenibilidad.

Trabajo artesano de That’s Wood

That’s Wood fabricó de manera artesana para este proyecto puertas, ventanas, lucernario, así como suelos y muebles. También nos encargaron pulir detalles de la estructura.

Para este proyecto hemos trabajando especialmente con pino de Oregón, un material ligero de veta vistosa, apropiado para exteriores por su resistencia.

Os compartimos un vídeo que hicimos al completar este encargo:

Un edificio único para la comunidad

Desde un comienzo el proyecto buscaba resaltar, además de su carácter como centro de aprendizaje infantil, su propósito de lugar multifuncional. De esta manera puede ser usado por la comunidad durante todo el año.

Su poderosa simplicidad no solo radica en la distribución de sus espacios sino también en la elección de la madera como material resistente y sostenible y el equilibrio visual que mantiene con la estética tradicional de las casas y huertos privados que le rodean, sin afectar la silueta vista desde el horizonte. Este conjunto hace que su presencia pueda calificarse como un hito social en Llubí porque su diseño reconoce que la creatividad, la innovación y su impacto mínimo en el medio ambiente son tan cruciales para la educación y el bienestar presente y el l futuro del municipio.

Estamos orgullosos de haber participado en el desarrollo de este proyecto y contentos de que ya sea un lugar primordial y único para los vecinos y vecinas de Llubí.

Pin It on Pinterest