«Reflexiones sobre carpintería y hábitat a propósito del Día de la Mujer» ha sido el título que hemos decidido poner a este post, después de revisar algunas ideas que desde estos ámbitos se han lazado para introducir la perspectiva de género. Nos hemos encontrado con una amplia biografía liderada por brillantes mujeres que desde hace mucho están trabajando la manera cómo hacer ciudades más seguras, amables, inclusivas y sostenibles, a través de la perspectiva feminista.

Se trata de un tema apasionante y, como carpintería de madera, nos planteamos qué podemos aportar en toda esta tendencia transversal.

Por ello, querríamos incidir en algunas ideas: por un lado, desde la carpintería podemos influir en la mejora de la salud y el medio ambiente, cuestiones que no sólo mejoran la calidad de vida de las personas sino que también contribuyen a mejorar la conciliación. Los beneficios de la manera son conocidos, tal y como te explicamos en la entrada de nuestro blog titulada «Comprobado: la madera reduce el estrés y mejora la salud».

Nuestra materia prima, sostenible si procede de bosques gestionados, es un material ideal para lograr resultados óptimos de eficiencia energética y acústica. Si las viviendas se construyen o rehabilitan siguiendo criterios de arquitectura bioclimática, se ampliaría la vida útil del edificio y se facilitaría su mantenimiento. Como hemos dicho, estos resultados impactarían positivamente en la conciliación y la calidad de vida de las personas, que son aspectos que buscan la arquitectura y el urbanismo con perspectiva de género.

Otra cuestión clave tiene que ver con la inversión en el mantenimiento de los barrios y en la creación de espacios comunes en los edificios y en los alrededores. Estos enclaves deben ser construidos para dar sensación de seguridad en todo momento, y que aporten prestigio a su entorno. En este sentido las carpinterías de madera también pueden aportar su experiencia como industria capaz de trabajar elementos constructivos en madera pero también artísticos y artesanales.

Éstas son sólo algunas breves ideas que ya hace mucho se vienen construyendo académicamente, pero a las que nos gusta dar un sentido práctico. Se trata éste de un tema interesante y siempre abierto a debate. Recomendamos ver esta entrevista  de El Intermedio a la arquitecta Zaida Muxí , donde reivindica que la arquitectura debe tener una perspectiva de género para que las mujeres se sientan más seguras en las ciudades, hechas siempre desde un rol masculino.

También te animamos a ver este vídeo donde el Col·lectiu Punt 6 explica qué es el urbanismo feminista.

Finalmente, consideramos que las actuaciones propuestas para conseguir más sostenibilidad y perspectiva de género en la construcción, no tendrán un alcance significativo si las administraciones públicas no las impulsan a través de sus pliegos de condiciones. Faltan políticas públicas decididas que establezcan normas ecológicas de mayor alcance en las nuevas construcciones financiadas con fondos públicos, como ya lo ha hecho, por ejemplo, Francia.

Pin It on Pinterest